La misma

agua-chica

Me he ido unos días de viaje a visitar a mi madre y ella ha notado que ya no soy la misma, así al menos fue como me dijo. Yo me quede pensando en esas palabras y con el pasar de los días fui analizando porque mi madre habría notado alguna diferencia, claramente algo de mi cambio, crecí y muchas cosas dejaron de gustarme como así también me gustan otras nuevas. Creo que todos pasamos por una metamorfosis en algún momento de la vida, sino que seres aburridos seríamos. Pero las palabras de mi madre creo que iban mas allá de que si me dejo de gustar la cerveza o si ahora me gustan comidas que antes no, ella hablaba de mi interior, hablaba de mi de una forma mas profunda. Como es que no me he dado cuenta de eso, ahora las gotas de lluvia que mojan mi cara ya no se siente como un juego, ahora tienen sabor a nostalgia. Ansío el fin de semana para salir porque en la semana no tengo tiempo de ni siquiera revisar cual de mis amigos actualizo su estado en Twitter, así de apretado esta mi día. Como ha sucedido esto, que rápido pasan las cosas en realidad , solo giran entorno a nosotros sin siquiera percibir un rastro de sentimiento en ello.

En fin llegue a casa y como de costumbre me prepare algo caliente para relajarme, así fue como mi mente tomo conciencia de lo que me había dicho mi madre, las horas no significaban nada para mi y eso era lo peor de todo. Perdía algo valioso sin percatarme de ello, no sabia en realidad el valor particular que tenía el solo hecho de mirar una película, cuantas horas perdía pensando como debía marchar mi día si solo tenía que levantarme y vivir. Esa misma noche me fue imposible dormir, no podía dejar de rondar por todas las cosas que había dejado de hacer, ya no pintaba ni cantaba como antes, no tenia ningún cable a tierra que me dejara el alma tranquila y la mente en paz. No dejaba correr el agua en mi cara para sentir como el frío me achicaba los ojos y me entumecía la boca, no tomaba mas sol por miedo a quedar marcada porque tenia cosas mas importantes que hacer según yo. Ni hablar de toda la música que deje ir, y de todas las series que no vi hasta hoy por aprovechar le tiempo optimizando horas de sueño. No miraba fotos y me sentía melancólica, no llamaba a mis amigos, no perdía el tiempo mirando el cielo buscándole la forma a una nube que en realidad no tenia forma de nada, no caminaba descalzo por el césped con la esperanza de no toparme con algún charquito de barro que me manchase todo el pie aunque en verdad no me importaba mucho eso.

Que hacia en realidad con mi vida, la rutina se comía mis horas y eso era todo lo que tenia para aportarle a la charla con mi madre, nada nuevo nada emocionante, solo trabajo. Ella me conoce mejor que nadie y sabe que nada de eso me hace bien, por eso me dijo que ya no era la misma, que ya no tenía ese yo que me caracterizaba. No m lo reclamaba porque no podía hacerlo ella solo me lo pedía, pedía verme bien y nada mas. Cuanto deje pasar sin oírme a mi misma siendo yo, no puedo dejar pasar mas un segundo sin encontrarme. Hay tantos caminos a uno mismo que no siempre tomamos el que nos hace feliz, solo elegimos con la cabeza, pero tenemos que elegir con lo único que no se equivoca jamás, el corazón.

Anuncios

Un comentario en “La misma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s